Entradas

Flashes de lo que viene (Parte 2)

Tengo que decirte por enésima vez que detesto fuertemente el invierno y no sólo por el frío y por la inmensa necesidad de chocolate que vive mi cuerpo, sino porque odio abrigarme. Sin embargo, después de sentir los -25 grados que me ofreció…